Comer-barato-amsterdam

Situada entre la bahía del IJ al norte y orillas del río Amstel al sureste, Ámsterdam, capital de los Países Bajos, es una de las ciudades más hermosas del norte del viejo continente, así que si tiene proyectado un viaje a Europa, este es un excelente destino. Las posibilidades de distracción, para los viajeros que consideran esta ciudad como una alternativa para una breve estancia son ilimitadas. Este lugar cuenta con muchos museos de fama internacional, por lo que visitarlos es casi que una referencia obligada; entre estos, el Museo van Gogh, en el cual se exponen la mayor cantidad de obras pictóricas del artista plástico neerlandés Vicent van Gogh, es una estupenda alternativa para la distracción y el acceso a la cultura.

También es fascinante dar un paseo por el Museo Nacional de Ámsterdam (Rijksmuseum), en el que se presentan fascinantes exposiciones de obras de maestros neerlandeses de los siglos XV al XVII (verdaderas joyas del arte local), así como obras de artistas de renombre mundial como: Fra Angélico o Hugo van der Goes. Si comulga con la religión Católica, o si simplemente le interesan la historia de las religiones, visitar el Museo Amstelkring será una maravilla, pues en su interior alberga un templo católico en total clandestinidad, que data del siglo XVII. Si se mantiene en la onda museística, ingresar al Museo Stedelijk, es una maravillosa opción para contemplar extraordinarias obras de Arte Moderno y Contemporáneo. Dedicar un día a esta travesía en algunos de los museos de la ciudad, quizá sea poco tiempo.     

El ser humano se caracteriza por poseer dentro de sus cualidades naturales cierta afinidad por conectarse con la naturaleza, eso que algunos científicos han denominado biofilia, de allí que al visitar Ámsterdam, disfrutar de las bondades del Hortus Botanicus (Jardín Botánico), que además es uno de los más antiguos del mundo, constituye un buen punto de partida para su segundo día de estancia en la ciudad, y por supuesto, una posibilidad imperdible. Después de un fascinante paseo, o por qué no, una expedición botánica, emprender la marcha para un ameno crucero por los canales de la localidad y deleitarse con magníficas vistas, una fría cerveza Heineken y buena comida, es por excelencia la mejor alternativa. 

En su tercer día de viaje en Ámsterdam, asistir a una o varias obras teatrales, es una forma de disfrutar de la diversidad cultural y el mundo de posibilidades que ofrece esta estupenda ciudad. En el famoso Teatro Tuschinski, puede plácidamente disfrutar de destacadas obras teatrales que harán mucho más placentera su estancia. Pero por si fuera poco, una de las salas de conciertos más importantes del mundo, el Real Concertgebouw, lo espera. Poder disfrutar de las delicias de la música clásica en esta sala, constituye una de las más importantes y sublimes situaciones que podrá vivir, en el océano cultural en el que te envuelve la ciudad.

Para el disfrute nocturno, que cierre con la jornada del día, poder reír con los chistes de los más famosos comediantes locales en La Embajada de la Comedia (The Comedy Embassy) es la opción más apropiada, no sin antes haber probado lo mejor de la comida neerlandesa en alguno de los destacados  restaurantes citadinos como lo son: el Bistro Berlage, el Mister Meatball o el Hap-Hmm. Por todo lo descrito y por la cantidad mayor de posibilidades de disfrute que ofrece esta extraordinaria ciudad, se convierte en una referencia turística por excelencia en el septentrión de Europa, visitarla es tú destino.

Artículo anterior5 consejos para viajar solo por el mundo
Artículo siguienteLa mejor tarjeta para viajar y vivir en el extranjero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here