Estocolmo

También conocida como la Venecia del Norte, Estocolmo (capital de Suecia), es una de las ciudades escandinavas más icónicas, por su geografía, su historia y su cultura. Si deseas realizar un viaje a Europa, este es un destino imperdible. Con una gran diversidad de atractivos turísticos, esta ciudad ofrece un sin número de posibilidades recreativas para cualquier viajero, durante una estancia corta de unos tres días, pero sustancialmente fascinante. Para realizar un grandioso paseo por esta preciosa ciudad, visitar en su primer día de viaje, la ciudad vieja “Gamla Stan”, es sin lugar a dudas la opción perfecta; situada fundamentalmente sobre la isla Estadsholmen, y con sus peculiares calles angostas y su estilo medieval y renacentista, posee muchos lugares para visitar.

Su primera parada puede ser en el Museo Nobel, ubicado en la plaza Stortorget, es por excelencia un lugar de referencia para los visitantes de la ciudad, allí podrá observar el registro de los laureados con el premio homónimo (Premio Nobel), así como un recuento histórico de la evolución de la ciencia durante más de un siglo y otras sorpresas más. Dicha institución se encuentra en el mismo edificio donde se ubica la Academia Sueca y la Biblioteca Nobel (edificio Börshuset), por lo que puede también realizar una visita a estos extraordinarios espacios. Un paseo por la Casa de los Nobles (Riddarhuset), uno de los más hermosos palacios construido con el más excelso estilo barroco holandés, resulta un paso de ensueño. Una breve pasada por la Catedral de Estocolmo (Storkyrka), es una excelente opción para continuar la ruta. Llegada la tarde, un paseo en barco por la ciudad es la mejor opción. 

Para su segundo día de permanencia en la ciudad, su mejor elección puede ser visitar la isla Djurgården, la cual concentra las principales atracciones turísticas de la localidad. Tomando un excelente desayuno en un estupendo restaurante como: Djusgardsterrassen, previo al largo y ameno recorrido, aviva el cuerpo y estimula las ganas. Una visita al Museo de Biología, con su particular estilo de construcción en madera tallada de hace más de un siglo, en el que puede ver las excelentes exhibiciones de aves y mamíferos de la fauna escandinava, le brinda la posibilidad de conectarse un tanto con las maravillas naturales de la región. Para continuar el viaje acercarse al Museo Nórdico (Nordiska Musset), es una alternativa interesante para conocer la dilatada historia del pueblo sueco.

Estando en Djurgården, no puede dejar de ir a Skansen, el museo al aire libre de Estocolmo y el más antiguo del mundo. En este espacio podrá observar las exhibiciones relacionadas con la vida sueca, así como visitar el parque zoológico que funciona en su interior. Otro atractivo imperdible de la ciudad es el Museo Vasa, el cual alberga el único navío de guerra del siglo XVII que aún se conserva. Caída la tarde, divertirse en el parque de atracciones Gröna Lund (el más antiguoa de Suecia), es la mejor manera de acabar el día, más no la jornada, pues la visita a un estupendo restaurante (como el Tyrol) para disfrutar de la mejor comida sueca y tomarse algún trago, es la mejor forma de acabar la jornada.

En el último día de la travesía, un paseo por la hermosa  isla de Södermalm, le permitirá tomarse un día de relajación y disfrute interesante. Caminar por la arbolada plaza Mariatorget, ícono de la ciudad, hacer algunas compras en  las tiendas de la circundan, así como tomarse algo refrescante y comerse algún bocadillo en alguno de los restaurantes cercanos, es una maravilla después de tan dinámicos recorridos.

Artículo anteriorQué hacer si olvidaste algo en el avión
Artículo siguienteDónde comer barato en Berlin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here